Santiago Tacoronte

Un blog mas

Un vistazo al concierto de Juan Luis Guerra y 440

Anoche asistí al concierto de Juan Luis Guerra, en Las Palmas de Gran Canaria que dejó, pese a algunos detalles, un muy buen sabor de boca entre los asistentes.

A destacar la mala organización habitual en los conciertos de la isla, sobre todo la confusión en la compra de entradas, ya que aunque  la mayoría de gente quería estar en el suelo delante del escenario, la venta de tickets no fue nada clara y al final casi todo el publico se encontraba sentado (por muy poco tiempo, ya que la gente se levanto como resortes en cuanto sonaron los primeros compases).

Como ya viene siendo habitual en los conciertos se acumuló mas de una hora de retraso, y empezó pasadas las 10 tras la actuación de un Dj que amenizo bastante bien la espera.

Entraron los 440 al escenario y ocuparon sus puestos, curioso que la banda cuente con casi mismo número de percusionistas que de músicos. Unos minutos mas tarde y como una rutilante estrella, llego en coche hasta cerca del escenario Juan Luis Guerra. El publico lo recibió enfervorizado, y solo unos segundos después ya sonaba el “como tu no hay ninguna”, el público asistente (mas de 10.000 según cifras oficiales) ya bailaba como locos.  El sonido a pesar de no ser de tanta calidad como hubiera deseado, bastante nítido y con pegada, pantalla gigante con visuales y efectos de luz varios acompañaban al vocalista dominicano.

Durante la primera parte del concierto interpreto temas clásicos como ” la bilirrubina” combinados con algunos de sus ultimos trabajos “a son de guerra”, y “coleccion cristiana” a pesar de que cantando y bailando explota todas sus virtudes, se le echa en falta algo mas de carisma en sus interludios y alocuciones en las pausas.

En el descanso un espectáculo de percusión de la banda 440, bastante aburrido por cierto, y tras este la explosión final donde introdujo nuevamente una mezcla de sus clásicos (el Niágara en bicicleta) con temas de sus ultimo discos (bachata en Fukuoka, mi bendición, la guagua…)

Siempre místico y amante de la religión y Jesucristo (con menciones al rey de reyes durante las pausas), se retiró para ofrecer un bis (se hizo de rogar), en el que el publico explotó con temas como “buscando visa para un sueño” y un medley de sus mejores baladas.

Finalizó su destacada actuación con una preciosa versión acústica de “ojala que llueva café”.

Se me suelen hacer algo largos los conciertos, sin embargo en este, el tiempo pasó volando. Síntoma de que fue un muy buen concierto, de un gran vocalista, una gran banda y un gran trabajo de ensayos y años de compenetración. Sin duda para repetir.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: